Drenaje Linfático

El drenaje linfático manual es una técnica que se realiza con las manos a través de movimientos muy suaves, lentos y repetitivos que favorecen la circulación del sistema linfático, mejorando así cuadros edematosos, inflamaciones y retenciones de líquidos orgánicos.

¿Cuáles son los beneficios de un drenaje linfático?

*Mejora síntomas dolorosos al disminuir la presión local ya que, al drenarse los líquidos retenidos, las terminaciones nerviosas se liberan y dejan de ser estimuladas. Así se inhibe la transmisión de los impulsos de dolor. En pocas palabras el cerebro da prioridad al estímulo del masaje, y “olvida” el estímulo doloroso.
*Al drenar sustancias del tejido conectivo, elimina sustancias tóxicas cuyo acúmulo estimula las terminaciones nerviosas del dolor.
*Favorece los mecanismos inmunológicos del organismo, al estimular el movimiento de la linfa y la acción de los ganglios linfáticos. Esta la acción más importante del drenaje linfático, ya que por un lado elimina sustancias y líquido del tejido superficial, y por otro estimula la circulación linfática más profunda, haciendo que los vasos linfáticos se llenen de linfa y mejore su circulación

¿Cuándo está indicado el drenaje linfático?

Por sus efectos relajantes, analgésicos e inmunológicos, el drenaje linfático manual es recomendado como tratamiento para patologías con dolencias agudas, estimulación excesiva del sistema nervioso o cuadros inflamatorios (estreñimiento, estrés crónico, dolores premenstruales, piernas cansadas). Al ser poco agresivo y nada invasivo, es recomendado como primera opción de tratamiento antes que otras técnicas, en enfermedades como artritis, artrosis, tendinitis, rinitis, sinusitis, desgarros musculares, luxaciones, edemas faciales, postoperatorios o traumatismos.
Drenaje Linfático
Regresar al blog